• Equipo Genomawork

Employer branding: ¿Qué es y cómo aplicarlo en tu empresa?

Actualizado: 25 mar

No te equivoques. El employer branding o marca empleadora es más que solo el resultado de un conjunto de tácticas para captar a los buenos candidatos. Si esto era lo que pensabas, mejor sigue leyendo.




Tabla de contenidos


- ¿Qué es el employer branding?

- ¿Por qué es importante trabajar el employer branding?

- Ventajas de crear una marca empleadora sólida

- ¿Qué mueve a un candidato a querer trabajar contigo?

- ¿Cómo dar en el clavo? No todos los candidatos quieren lo mismo

- ¿Cómo hacer employer branding?

- Consejos para crear una estrategia de employer branding



Había una vez…


…un emprendedor con ganas de catapultar su negocio al estrellato.


Tenía una buena idea, algo novedoso de lo que pocos sabían pero que en unos cuantos años se convertiría en una necesidad para cualquier empresa.


¡Bingo!


Se puso manos a la obra.


Los sueños de este emprendedor eran enormes. Desde el inicio tuvo clientes de renombre y así comenzó a crecer.


A más clientes, más personas necesitaba para poder abordar la cantidad de trabajo que llegaba a su empresa.


Todo parecía ir sobre ruedas hasta que los inconvenientes en su equipo comenzaron a manifestarse.


Los mandos intermedios no sabían liderar equipos y tampoco destacaban por su buen trato.

Fue entonces cuando los colaboradores comenzaron a sentirse estresados y cansados.


Se sumaba el exceso de trabajo y las pocas manos.


Pero también había un ambiente nocivo que deterioraba la motivación y el compromiso de los miembros del equipo.


¿Cómo crees que hablaría un colaborador sobre esa empresa?


¿Y si un candidato le pidiera referencias?


Coincidencia (o no) con la realidad, la moraleja es…


Posicionarse en un sector como la mejor empresa que hace tal o cual producto o servicio no lo es todo.


La lección es simple, pero ejecutarla (parece) no tanto.


¿Cómo una empresa podría revertir la situación?

¿Qué es el employer branding?


El employer branding o marca empleadora es la forma en la que los colaboradores y candidatos perciben una empresa como lugar para trabajar, considerando sus pensamientos y sentimientos (positivos y negativos).


Dicho esto, no basta con comunicar una buena imagen y reputación a los clientes sino también a los colaboradores actuales y futuros de la organización.


¿Cómo desarrollar la estrategia? Trabajando la misión, visión, valores y objetivos de la marca, aspectos que deben compartir todos los miembros de la compañía.


En otras palabras, desarrollando una fuerte cultura corporativa.


Pero ojo al dato, hay CEOs o gerentes de RRHH que consideran el employer branding como una técnica solo para conseguir talento. No obstante, se trata de un componente clave de la estrategia comercial de la empresa.


En simple, significa que el employer branding no solo es útil para atraer buenos talentos si no que además puede ayudar a las empresas a vender más y a potenciar su posicionamiento de marca.


Ejemplo:


✔️ Los candidatos que tienen una buena experiencia en el proceso de postulación pueden actuar como promotores de la marca.


✔️ Los contratados, en tanto, transmiten los valores de la empresa al público general, clientes y conocidos.



¿Por qué es importante trabajar el employer branding?


Trabajar el employer branding se traduce en tener colaboradores satisfechos, lo que influye en forma positiva en la productividad, en la fidelización y retención del talento y en el éxito de la compañía.


¡Además repercute en la atracción de candidatos de alto rendimiento!


Ten presente que si los buenos candidatos no conocen tu empresa —por muy estupendo que sea tu ambiente laboral y ofrezcas excelentes beneficios e incentivos— es posible que tampoco postulen.


Pero lo peor: 1 de cada 3 personas ha rechazado una oferta de trabajo tras leer una mala reseña en Internet.


En resumen, la percepción de una empresa está estrechamente ligada a la reputación que tiene como empleadora y de cómo “cuida” a sus colaboradores.


Tal vez te interese seguir leyendo: Atraer talento, ¿por qué un colaborador de alto rendimiento debería trabajar en tu empresa?


Ventajas de crear una marca empleadora sólida


Una marca empleadora sólida aporta ventajas como:

  • Potenciar el conocimiento de la marca y la confianza en ella.

  • Diferenciar a la empresa de sus competidores.

  • Atraer candidatos más afines a la cultura corporativa de la empresa.

  • Retener al buen talento.

  • Mejorar el compromiso y lealtad de los colaboradores.


¡Y eso no es todo!


Una marca empleadora sólida no va solo de imagen y reputación sino también de resultados financieros.


Las empresas que no invierten en su marca empleadora pueden duplicar sus presupuestos de contratación con respecto a aquellas que sí lo hacen, de acuerdo a datos del sector de los RRHH.


Ya hace unos años el propio Linkedin —tras realizar una investigación en EE.UU.— concluyó que:


1. El costo de una mala reputación de una empresa con 10.000 colaboradores podría ascender a US$ 7,6 millones en salarios adicionales.


2. Casi la mitad de los profesionales descartaría totalmente aceptar un trabajo en una empresa que no muestre aspectos positivos de marca empleadora, sin importar el aumento de sueldo que se les ofreciera.


Por tanto, muéstrales a los candidatos tus valores y principios, tu forma de trabajar, los beneficios y cómo tratas a tus colaboradores.

Permite que valoren si la cultura de tu empresa hace match con sus expectativas y sus creencias.


¿Qué mueve a un candidato a querer trabajar contigo?


Como bien sabrás, hoy los candidatos no se conforman con palabras que relaten lo genial que es trabajar en tu empresa… ¡Ellos quieren hechos!


Entonces, ¿qué factores influyen en la decisión de querer trabajar en un determinado lugar?

Aparte de la notoriedad de la marca se cuentan aspectos como:


1. Flexibilidad: trabajar cuándo, dónde y cómo sea más cómodo para el colaborador.


2. Ambiente laboral: sano y colaborativo entre jefes y compañeros.


3. Espacio físico: un lugar que los motive.


4. Valores de la empresa: alineados con los suyos y que se les permita contribuir a través de su trabajo.


5. Oportunidades de desarrollo: posibilidades de perfeccionar sus habilidades o de adquirir otras que les permitan asumir nuevos desafíos dentro de la empresa.


6. Seguridad laboral: eliminar o disminuir el riesgo de accidentes de trabajo.


7. Seguridad psicológica: ambientes con mayor confianza y bajos niveles de estrés. 8. Lo que se dice de la empresa: una organización cuyos colaboradores anteriores y actuales hablen bien de ella.


Si desarrollas una estrategia de employer branding, esta debe poder sostenerse en acciones concretas.


No valen los relatos rimbombantes y grandilocuentes si nada de lo que se dice sobre la empresa es real. Eso sí que perjudicaría gravemente la imagen y los resultados de tu negocio.


¿Cómo dar en el clavo? No todos los candidatos quieren

lo mismo


Pasa que no todos están “en la misma frecuencia”. Esto depende de factores como la edad, el género, situación económica, formación y los principios de cada persona.


Por eso, llegados a este punto podemos dividir a los candidatos en tres grandes grupos.

  1. Los postulantes más jóvenes buscan entornos de aprendizaje amigables y flexibles.

  2. Los que tienen familia persiguen el crecimiento profesional, la seguridad y por supuesto… conciliar su vida laboral con la personal.

  3. Aquellos con mayor experiencia valoran el poder aportar, continuar su crecimiento y la opción de poder realizar varias funciones.

Lo que te queremos decir con esto es que los mensajes que diseñes deben resonar en los candidatos que quieras atraer para despertar su atención.


¿Cómo hacer employer branding?


Hacer employer branding o marca empleadora es un trabajo que requiere tiempo, de una buena planificación y de la colaboración de la alta dirección (no solo de RRHH).


La participación de los líderes es vital, pues son los primeros responsables de crear un buen ambiente.


Es que la marca se construye todos los días y la recompensa es el valor y la influencia que gana la empresa.


¿Qué más?


Pregúntate...

  • ¿Cuántos colaboradores recomendarían tu empresa como un gran lugar para trabajar?

  • ¿Qué es lo que frena a los otros miembros?

  • ¿Qué imagen transmite hoy la marca a los colaboradores y candidatos?


Consejos para crear una estrategia de employer branding


A continuación, te compartimos algunas acciones para que apliques a tu estrategia de employer branding:



1. Construye una Propuesta de Valor del Empleado atractiva


La Propuesta de Valor del Empleado o Employee Value Proposition (PVE) son todos los beneficios y recompensas que una empresa otorga a los colaboradores por aportar su experiencia, capacidades y habilidades.


Su objetivo es incentivar a los miembros a comprometerse con la organización y a que se sientan orgullosos e inspirados de trabajar allí (seguros de salud, día libre en cumpleaños, actividades grupales para fortalecer la relación del equipo, bonos de productividad, salario adecuado, descuentos, etc).


La PVE es el pilar sobre el que se erigen todas las acciones de la marca empleadora y debe comunicar las razones para que un candidato quiera trabajar en la empresa.

Pero planifica con cuidado.


Una investigación de Gartner arrojó que el 65% de los candidatos ha abandonado un proceso de contratación porque “ciertos aspectos del trabajo (por ejemplo, el equilibrio entre la vida laboral y personal, las oportunidades de desarrollo, la cultura de la empresa) no eran atractivos”.


2. Conoce tu empresa


¿Qué te hace diferente? ¿Por qué las personas querrían trabajar allí? ¿Qué es lo que los colaboradores valoran? ¿Por qué se quedan? ¿Por qué se van?


Haz una evaluación interna para conocer qué piensan los colaboradores sobre la empresa.

También puedes revisar las reseñas sobre la compañía en Internet o portales de empleo.


3. Haz un análisis FODA


Identifica las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas de la marca para tener una visión global y desarrollar la estrategia de employer branding teniendo todas las cartas sobre la mesa y abordando con perspectiva los asuntos de todas las áreas involucradas.


4. Convierte a tus colaboradores en embajadores


No hay mejores embajadores o portavoces de una marca que los mismos colaboradores (incluso los antiguos). Deja que ellos sean los que transmitan la cultura de la empresa, que expliquen cómo es trabajar allí o qué beneficios obtienen.

Incentívalos a que cuenten su propia historia.


Puedes crear imágenes o videos y compartirlos en redes sociales o en el sitio web para que los candidatos los vean.


Mira este buen ejemplo de Starbucks en su página de empleos.


5. Genera confianza


En espacios donde los colaboradores pueden sentirse a gusto compartiendo sus opiniones o sentimientos, se crea confianza. Como líder da el ejemplo y hazles sentir que también confías en su trabajo.


6. Tecnologiza tus procesos de contratación


El uso de dispositivos móviles para buscar empleo es ampliamente utilizado entre los candidatos de hoy. Glassdoor sostiene que para el 89% de los postulantes este es el método principal.


Cuenta con una versión móvil atractiva de tu sitio web —si tienes página de empleo mejor aún— capaz de adaptarse a las pantallas pequeñas y que permita a los candidatos realizar postulaciones en pocos clics.


Por supuesto, aplica la tecnología y la Inteligencia Artificial en tus procesos de selección para acelerarlos y generar una mejor experiencia a los candidatos.


¿Te sumas al cambio?


252 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo