• Equipo Genomawork

5 claves para crear una cultura de inclusión y diversidad laboral

Lograr que cada miembro de la organización sea un embajador de la inclusión y diversidad laboral puede llevarte no solo a retener a los mejores talentos sino también a potenciar los resultados.


Inclusión y diversidad laboral como palanca de resultados


Hoy las empresas reconocen cada vez más el aporte que la inclusión y la diversidad laboral puede representar para su cultura organizacional.


Basta ver cómo en los últimos años empresas en la mayoría de los países abrieron oportunidades para aumentar, especialmente, la dotación femenina y la de miembros de la comunidad LGBTQ+. Y eso sin mencionar que, gracias al teletrabajo, se incrementó todavía más la presencia de personas extranjeras en las compañías.


Lo excelente de integrar a personas con distintas experiencias, vivencias y formas de pensar es:

De hecho, no son pocos los estudios que demuestran que las compañías con mayor diversidad tienen un mejor desempeño en términos financieros.


Uno de esos estudios es el de Boston Consulting Group realizado a 1.700 empresas.

¡Sí, tal como lees!


A 1.700 empresas, de distintos tamaños e industrias, en 8 países (Austria, Brasil, China, Francia, Alemania, India, Suiza y Estados Unidos).


¿El resultado?


Las organizaciones con mayor diversidad en la dotación de sus equipos gerenciales reportaron ingresos por innovación 19 puntos porcentuales más altos. Esto en comparación a empresas que estaban por debajo del promedio en cuanto a la diversidad de sus líderes.


¡Vamos al gráfico!



Y es que, además, la diversidad y la inclusión aportan a un componente clave: la motivación.

Cuando un colaborador se siente respetado y valorado se compromete con la empresa y su propósito: se involucra con los objetivos y trabaja duro para ver a la organización crecer.


¿Cómo distinguir entre la diversidad y la inclusión?


Antes de seguir es necesario que aclaremos la diferencia entre ambos conceptos.

Se suele hablar de la inclusión y la diversidad casi como una norma, pero muchas veces se erra en su significado y en cómo aplicar estrategias para potenciarlas en las empresas.


Todos hemos escuchado alguna vez algo como: “somos una empresa que promueve la diversidad e inclusión en nuestros equipos…”, pero:

  • ¿Lo harán de verdad?

  • ¿Sabrán cómo hacerlo?

  • ¿Lo dicen solo como estrategia comunicacional? 🤔​

¿Qué es la diversidad?


Diversidad para una empresa es contar con colaboradores de distintas culturas, nacionalidades, formación, edad, género y sexo, personalidades, entre otros. La diversidad también considera elementos de tipo organizacional como funciones o lugares de trabajo y, finalmente, la visión de mundo que posee cada individuo, como puede ser su creencia política.

¿Qué es la inclusión?


Inclusión, según la RAE, es la acción y el efecto de incluir. Parece una obviedad, pero no lo es en la realidad de algunas empresas al día de hoy.


La inclusión hace referencia a integrar a todas las personas (en este caso a la empresa, áreas y equipos) y resguardar un ambiente de buen trato y que cuente con oportunidades de desarrollo profesional.


Ten claro esto:

  • La inclusión es un pilar de la diversidad. ☝️

  • Sin inclusión la diversidad es una quimera.

De nada sirve contratar a personas diversas si se sentirán incómodas o con pocos espacios de participación en sus lugares de trabajo y equipos.


Dicho esto, la inclusión considera cómo ese colaborador percibe las oportunidades para participar al interior de la empresa:


¿Nota que sus opiniones son tomadas en cuenta por sus pares y superiores? ¿Siente que su trabajo es valorado? ¿Le hacen ver que es un aporte en la compañía? De lo contrario, es muy posible que termine buscando otras oportunidades laborales.


🤷‍♀️​ Sí, ¡retener es uno de los esfuerzos más retadores de la inclusión!




La labor de Recursos Humanos es crucial para transmitir la importancia de que cada miembro interiorice y ponga en práctica estos dos conceptos.


Ello hará que la empresa cuente con ese “aire fresco” que aviva la llama de la innovación, las nuevas ideas, el dinamismo y el crecimiento.


“Tener una fuerza laboral diversa ayuda a las empresas a adquirir y retener el mejor talento, generar compromiso de los empleados, aumentar la innovación y mejorar el desempeño comercial”.
Harvard Business Review.

¿Te ha quedado más claro?


A continuación te dejamos una guía para que construyas tu propia cultura de inclusión y diversidad laboral al interior de tu empresa.



1. Evita la visión del túnel


Cuando todos los colaboradores tienen experiencias o formas de pensar semejantes, orígenes parecidos, carreras con puntos en común, entre otros, es posible que contribuyan a la empresa con una visión muy similar. ¡Sin una variedad de puntos de vista!


Esto puede ser un problema a la hora de buscar soluciones que faciliten la resolución de problemas o al hacer cambios dentro de la organización.


No obstante, cuando existen distintas visiones obtienes heterogeneidad de visiones y más de una solución para un problema o idea para un nuevo proyecto.


2. Dale tiempo a la diversidad


Aplicar tus mejores estrategias para reclutar talentos diversos puede resultar una tarea relativamente sencilla si lo has hecho de forma meticulosa.


Para ello, es relevante poner al talento en el centro. Es decir, que puedas realizar evaluaciones objetivas y sin sesgos, de modo que puedas conocer verdaderamente las capacidades con las que pueden aportar las personas.


No obstante, el lograr una cultura de la inclusión es un camino que puede resultar algo más desafiante si consideras que los cambios deben ser internalizados por los miembros de la empresa (por ende, es un proceso que toma tiempo y no es inmediato).


Tal como te comentábamos más arriba, un buen comienzo es hacer sentir a tus colaboradores valorados, respetados para que se sientan a gusto en la empresa, y así, de paso motivarlos a permanecer en la organización y comprometerse con esta.


Y en cuanto a ti, sé paciente, que vas por buen camino.

3. Fomenta la participación de todos y ¡sensibilízalos!


Unido al punto 2 está el involucrar y sensibilizar a todos los miembros de la empresa.


Y para comenzar, una buena idea es capacitar y educar en inclusión y diversidad a directivos así como a todos los colaboradores con el objetivo de que aprendan sobre la materia.


¡Todos deberían sentirse embajadores de la diversidad e inclusión!


Esto te ayudará a que cuando plantees objetivos e iniciativas de diversidad puedas contar con el entendimiento y apoyo de los distintos equipos de la empresa.


Pero no olvides que la comunicación es bidireccional. No solo se trata de que tú transmitas mensajes de diversidad y sobre ser más inclusivo a tus equipos sino de escuchar a los colaboradores y potenciales talentos que pueden integrarse a la empresa.


🗣️​La comunicación es la base para mejorar la inclusión y la diversidad.

  • Escucha lo que cada uno tiene que decir.

  • Empatiza con sus ideas.

  • Crea instancias que permitan fortalecer lazos y afianzar la confianza. Esto te permitirá saber qué piensan sobre la empresa y sus procesos.

Al final, crearás un mejor clima laboral y habrás potenciado la participación que tienen los colaboradores en la empresa.

4. Evita sesgos en la contratación


En un proceso de selección, los reclutadores pueden caer en sesgos inconscientes al momento de evaluar a los candidatos para una vacante.


Es normal que parte de tu cerebro de forma involuntaria se vea influenciado por creencias, experiencias o el entorno para escoger a una u otra persona sin mantener un juicio objetivo.

Para ello puedes ayudarte con evaluaciones para predecir el desempeño del candidato, poner a prueba sus habilidades y capacidades o combinar las entrevistas con otros métodos.


De esta manera, contarás con información que te permitirá tomar decisiones de contratación no arbitrarias y enfocadas en el ajuste entre el candidato y la vacante.

5. Potencia la innovación y la creatividad


La creatividad y la innovación que aporta la diversidad son el combustible perfecto para sacar el potencial de la empresa y hacerla crecer.


Estimula y alienta a tus colaboradores a encontrar las mejores ideas creativas. Si comunicas tus intenciones desde la empatía y el respeto, ellos lo tomarán como un espacio de diálogo de distintas ideas (y no como una imposición).




Diversificar e integrar es el nuevo paradigma


Ya no hay vuelta atrás.


Abrirse a la heterogeneidad de cada miembro de la organización puede hacer que como encargado de la contratación o líder de la selección encuentres un verdadero tesoro para hacer crecer tu empresa.


Basta solo conocer algunos beneficios que trae la inclusión y la diversidad laboral:

  • Mayor fidelización y retención de los colaboradores.

  • Aumento de ingresos y ganancias.

  • Mejor toma de decisiones.

  • Más innovación.

  • Mejor reputación de la empresa.

  • Mayor compromiso y disposición al cambio.

  • Mejor ambiente laboral.

  • Reduce riesgos.

Esto es lo que hoy está marcando la diferencia en el quehacer de las empresas líderes.

Empieza ya a dar pasos seguros en la creación de equipos más diversos.




116 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo