• Equipo Genomawork

La Inteligencia Artificial no es el rival de los reclutadores en la selección de personas

Un reclutador invierte cerca de un tercio de su semana identificando candidatos. ¿Por qué mejor no usar Inteligencia Artificial como un aliado?



En la minería, en la salud, en las comunicaciones, en la agricultura, en la banca, en el deporte, en la vida cotidiana… Donde quiera que miremos estamos rodeados de tecnología: ¡desde el primer instrumento que usó el hombre primitivo!


El reclutamiento y la selección de personas no son la excepción.


En las décadas de los 70, 80 y 90, el candidato que buscaba un empleo llevaba personalmente su currículum a la empresa a la que quería aplicar, donde todo se organizaba en carpetas para llevar a cabo los procesos de selección.


Un sistema limitante (y engorroso) tanto para candidatos como para reclutadores, que significaba —especialmente para los encargados de la selección de personas— un importante gasto de energía y de tiempo. Así como de dinero para las empresas.



Reducción de costos y esfuerzo en el proceso de selección


Con las nuevas tecnologías, los procesos de selección han cambiado.

En la era digital, pandemia incluida, las empresas comenzaron a utilizar incluso herramientas como Zoom, Google Meet o Microsoft Teams para realizar videoentrevistas.

Todo un cambio, ¿no?


Quienes tienen más de 40 años no recuerdan así su primera entrevista de trabajo.


Sea como sea, los gerentes de Recursos Humanos y los reclutadores cada vez se abren a adoptar nuevas herramientas que proporciona la tecnología y más específicamente la Inteligencia Artificial (IA), que tiene como característica la capacidad de procesar información e interpretarla.


Ahí es donde aparecen soluciones como Genomawork que, con base científica, predice el desempeño laboral de los candidatos para un puesto y permite:

  • Tomar decisiones de contratación de forma objetiva, libre de sesgos e impactar en una mejor calidad de la contratación.


“La automatización permite comparar las capacidades de los candidatos con los empleados que tienen un mejor desempeño. En promedio, el reclutador de una empresa invierte alrededor de un tercio de su semana de trabajo identificando candidatos. Además, el proceso de contratación genera una gran cantidad de datos”, explica Harvard Deusto Business Review en su artículo La inteligencia artificial en la selección de personas.


Y es que adoptar un enfoque lógico para la adquisición de talento es la clave para una adecuada selección. Pues, además, permite ahorrarse los dolores de cabeza y los gastos económicos que conlleva una mala decisión o la renuncia de un colaborador al poco tiempo de ser contratado.


Así que si eres empresa o reclutador hazte la siguiente pregunta:

  • ¿El dinero que la empresa invierte simplifica realmente las prácticas de selección y atrae a candidatos de calidad?

De lo contrario, debes repensar la estrategia del proceso de selección.



Impacto en la productividad y la experiencia del candidato


Con la Inteligencia Artificial, sin lugar a dudas, se agilizan y optimizan los procesos de selección.


¿Qué te parecería poder reducir el tiempo que pasas revisando las solicitudes de empleo en un 75%?


Ese es solo uno de los buenos resultados que logró la multinacional Unilever en Norteamérica cuando se subió al carro de la Inteligencia Artificial y la gamificación.

¿Cuánto tiempo estás dedicando tú a la revisión de CV?


En momentos tan vertiginosos y con generaciones de colaboradores cada vez más exigentes es imperativo aliarnos con la tecnología.


Es que, además, no utilizarla puede ocasionar severos problemas de rendimiento laboral. En el caso de las áreas de RRHH, estas pierden —en promedio— 14 horas semanales realizando tareas que podrían automatizarse.


Como consecuencia, un 41% menos de productividad y un alza de 18% en la mala experiencia del candidato, según una investigación de CareerBuilder a 231 gerentes de RRHH en Estados Unidos.


Deja en manos de la Inteligencia Artificial esas tareas repetitivas y que poco valor aportan al proceso de selección.



La Inteligencia Artificial no sustituye al experto en selección de personas


Visto de otro modo: la tecnología no es (ni debe ser) una competencia para los especialistas en selección. La tecnología es (y debe ser) un complemento para su trabajo.


Tal y como lo sostiene Harvard Deusto Business Review: “En el área de selección y reclutamiento, el reclutador no perderá su trabajo por la aparición de máquinas que puedan automatizar determinadas tareas, como el análisis de CV”.


¿Cómo podemos estar tan seguros?


Porque hay habilidades humanas que las máquinas (todavía) no pueden imitar, tales como la empatía, la inteligencia emocional o entablar un diálogo cercano con el candidato.



El humano donde es imprescindible


Automatizar ciertos trabajos le permitiría al especialista poder enfocarse en acciones más complejas o sofisticadas, como por ejemplo, “convencer” al candidato de sumarse al equipo de trabajo (y no al de la competencia) o realizar el onboarding.


Este último, un proceso cuyo fin es ayudar a que los colaboradores recién contratados lleven a cabo su incorporación a la empresa de manera satisfactoria.


¡Un proceso que hoy solo puede ser realizado por humanos!


Pues se trata de una tarea de acompañamiento, y que bien ejecutada se traduce en: colaboradores productivos cuanto antes y con bajísimas o nulas posibilidades de abandonar sus puestos a pocos meses de haber sido contratados.

¿Y aquí qué aporta la Inteligencia Artificial?


Puede servir de apoyo al experto en RRHH, ya que lo libera de cargas como ofrecer información sobre beneficios y políticas de la empresa.


Y tú ¿qué tipo de Inteligencia Artificial o tecnología usas en tus procesos de selección?


60 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo