• Equipo Genomawork

La nueva tendencia del modelo híbrido: oficina + teletrabajo

Con la pandemia se aceleró la adopción del teletrabajo. Cuando parece que lo peor se ha superado, empresas y colaboradores rearman la forma de trabajar. ¿Será el modelo híbrido el más adecuado?


En junio, el CEO de Apple, Tim Cook, informó a todos sus colaboradores que en septiembre (ahora será en octubre) volverían a trabajar desde la oficina, al menos tres días por semana: lunes, martes y jueves.


Los dos días restantes: teletrabajo.


Sin embargo, esta directriz no tuvo buena acogida de una parte de los empleados, que enviaron una carta expresando su frustración y la decisión de algunos a renunciar.


Un ejemplo de la resistencia a volver al estilo de trabajo prepandemia…


…A ese estilo que dificulta la conciliación entre la vida laboral y personal.

Pero ¿la vuelta a la oficina o el trabajo híbrido podrían repercutir en la retención de colaboradores o en el atractivo de una empresa de cara a los candidatos?


Los datos del informe Work Trend Index de Microsoft son determinantes: El 41% de la fuerza laboral a nivel global está evaluando si dejar su empleo actual para fin de 2021.


¿Por qué?


Van en busca de flexibilidad horaria y mejor ubicación, dice Harvard Business Review.



¿Qué quieren las empresas y los colaboradores?


El momento es crucial.


En Chile y en todo el mundo las empresas se están replanteando la forma de trabajar.


Más de tres cuartas partes de los 5.000 altos ejecutivos encuestados en todo el mundo por McKinsey & Company están ansiosos de que sus equipos de trabajo vuelvan a la oficina y de que “una nueva normalidad sea algo más flexible, pero no muy diferente a la que dejamos atrás”, dice la consultora estratégica.


La experiencia mundial demuestra que los líderes empresariales están ad portas de importantes actualizaciones para adaptarse a lo que quieren los colaboradores.

Y ¿qué es lo que quieren? Aquí hay dos lados:

  • Tener lo mejor del trabajo remoto (flexibilidad para trabajar de donde quieran).

  • Poder pasar más tiempo en persona con sus equipos.


Así, para conciliar tres posiciones —la de los empresarios y los trabajadores que desean mantener el teletrabajo y aquellos que ven necesaria la interacción con sus compañeros— surge el modelo híbrido de trabajo.



¿Qué es el modelo híbrido de trabajo?


Un modelo híbrido es un sistema laboral que combina el trabajo de oficina con el remoto. Bajo este esquema los colaboradores pueden tener opción de decidir cuándo trabajar desde casa y cuándo desde las dependencias de la empresa.


Es una tendencia que toma fuerza. Tanto que el 66% de los tomadores de decisiones en las empresas consultadas está considerando rediseñar los espacios laborales para el trabajo híbrido.


¿Los beneficios de este sistema? Según expertos aporta, entre otros, a la mejora del:


  • Bienestar.

  • La contratación de personas.

  • La retención de talentos, y a revitalizar los equipos de trabajo.


Sin embargo, el modelo híbrido de trabajo no se ve igual en todas las empresas. Debe estar basado tanto en las necesidades de los empleadores como en las de los colaboradores.



Trabajo a distancia como primera opción


Este tipo de modelo híbrido mantiene a la empresa con los colaboradores trabajando totalmente en remoto, pero manteniendo espacios de oficina para aquellos que deseen usarlos.


Un ejemplo de esto es Dropbox.


La startup —de servicio de almacenamiento en la nube— adaptó sus oficinas para dar prioridad al teletrabajo y las convirtió en espacios de coworking.

Esto no sin antes realizar una encuesta en la que el 90% de sus miembros confirmó ser más productivo desde casa.


El objetivo de Dropbox Studios (nombre con el que fueron bautizadas sus nuevas oficinas) es alentar la colaboración y el trabajo en equipo. Por lo tanto, la persona que desee trabajar en solitario no podrá hacerlo en ese lugar.

Toda empresa que utilice esta variación de modelo híbrido de trabajo debe asegurarse de que sus miembros se vean personalmente de vez en cuando.


En el caso de Dropbox, la firma ha dicho que llevará al menos una vez cada tres meses a sus colaboradores a las nuevas oficinas para asegurarse de que interactúen, comiencen nuevos proyectos y participen en planificaciones estratégicas.

Una buena manera de mantener al equipo motivado, ¿no?

Oficina como principal | Trabajo remoto permitido


Otro estilo de trabajo híbrido es mantener la modalidad remota, pero fijando la oficina como el principal sitio para trabajar. Esto significa que las jefaturas estarán allí.


Sin embargo, el mayor inconveniente es que los colaboradores en teletrabajo se puedan sentir excluidos o menos valorados que sus compañeros que trabajan en la oficina.


Como consecuencia puede causar falta de productividad, de compromiso o renuncias.


Pero para que un modelo híbrido de trabajo funcione no basta con responder solo cuántos días a la semana se dedican al trabajo a distancia y cuántos en la oficina.


Es fundamental también preguntarse:

  • ¿Qué labores se realizan mejor en persona que en forma virtual?

  • ¿Cómo funcionarían mejor las reuniones?

  • ¿Cómo lograr el punto de equilibrio entre quienes trabajan en la oficina y quienes no?

  • ¿Qué medidas tomar para que el trabajo de los colaboradores en remoto sea valorado y visible tanto como el de sus contrapartes presenciales?



¡Cuidado con los sesgos!


El trabajo híbrido no resuelve todos los problemas. Es más, puede generar o acrecentar otros.


¿Qué hay de la visibilidad?


Los colaboradores que decidan trabajar desde la oficina —donde también estarán los líderes— pueden atraer más la atención que sus colegas “virtuales”, situación que puede causar problemas de reconocimiento o una valoración desigual sobre el desempeño laboral.

Todavía el 64% de los gerentes cree que los trabajadores de oficina tienen un rendimiento mayor que aquellos que realizan sus actividades en remoto, según una encuesta de Gartner.


Nada más lejos de la realidad. Los colaboradores en remoto tienen 5% más de probabilidades de registrar un mayor rendimiento, agrega la consultora.


Y sumado al rendimiento, una mayor duración de la jornada laboral. Un claro caso es el que se muestra en Estados Unidos, donde el tiempo trabajado se extendió, en promedio, 48,5 minutos (pasando de 9,84 horas a 10,75).



De las empresas depende el próximo paso


Tal como los empleadores que repiensan la modalidad de trabajo postpandemia, los colaboradores evalúan sus posibilidades.


Hay quienes (un 67%, según el estudio global de Microsoft) desean poder volver a trabajar de forma presencial, pero otros definitivamente se decantan por la opción de desempeñar sus labores desde casa.


¿El desafío para las empresas?


El cómo aborden el cambio repercutirá en quiénes permanecerán en el equipo, en quiénes se irán y en quiénes deseen unirse a la empresa.


Por ahora, los empleadores siguen aprendiendo lo que realmente funciona en entornos de trabajo híbrido. Un esquema que tomará un buen tiempo implementar y que requerirá del esfuerzo de todo el engranaje organizacional.


¿Qué crees tú?


¿Se acabará el trabajo de oficina tal como lo conocemos? ¿Será el modelo híbrido el esquema más adecuado?


112 vistas0 comentarios