top of page
  • Equipo Genomawork

El turno del liderazgo digital: ¿cómo debe ser un e-leader?

Actualizado: 19 ene

Liderar equipos virtuales es un tremendo desafío. Hay que hacer coexistir caracteres, costumbres, culturas, formas de pensar y experiencias distintas. ¡Y eso requiere de un e-leader con competencias específicas!


liderazgo-digital-Como-debe-ser-un-e-leader-megafono-fondo-rosa

¿De qué bando eres? ¿Trabajo a distancia? ¿Trabajo presencial? ¿Híbrido?

Las modalidades del trabajo se ampliaron para prácticamente todos en cada rincón del planeta. Y si bien, la oficina sigue teniendo sus fervientes “seguidores”, el remote job surgió como la opción preferida por aquellos que desean tener mayor flexibilidad (y pueden adaptar sus actividades al mundo digital).

Y las estadísticas así lo demuestran.

Al 97% —¡sí, al 97%!— de quienes trabajan a distancia les gustaría seguir bajo la modalidad remota. Es una cifra increíble, que confirma el enorme favoritismo entre más de 2.000 personas encuestadas en 16 países, según el reporte “2022 State of Remote Work” de Buffer, empresa creadora de un software de gestión y programación de contenidos en redes sociales.

Pero como todo lo nuevo, para los líderes también implica aprender… Y en este caso, aprender a dirigir esos entornos virtuales.

Porque si liderar es una tarea desafiante, hacerlo en un plano digital lo es aún más debido a los obstáculos propios de la distancia, como:

  • Dispersión temporal, geográfica y/o cultural de los trabajadores.

  • La interacción remota y una cultura corporativa mediada por la tecnología pueden afectar el compromiso de los empleados y la satisfacción laboral.

  • Mayor dificultad para construir y mantener la confianza entre personas al solo conocerse de forma virtual.

Son diversas exigencias las que implica el ambiente remoto. Pero antes de continuar… ¿Has oído hablar del e-leadership?

Veamos lo que significa y las habilidades que debe tener todo buen e-leader (líder virtual) de un equipo remoto. Porque ten presente: tienes que formar equipos motivados, comprometidos y de alta calidad, aun cuando el trabajo sea a distancia.

¿Qué es el e-leadership?


El e-leadership es un concepto multidimensional donde se integra el liderazgo corporativo con el uso de tecnologías que sirven como medio para llevar a cabo los procesos de gestión del conocimiento, la comunicación y la toma de decisiones.


Es un enfoque individual y organizacional donde el e-leader debe cruzar las barreras culturales, temporales y de espacio para generar un clima laboral que:

  • Facilite la ejecución de tareas.

  • Mantenga a los trabajadores motivados para alcanzar las metas establecidas en los plazos que se definan.


Pero decirlo es más fácil que llevarlo a la práctica: en un entorno en línea motivar y retener tiene complejidades. ¿Cómo lograr construir un liderazgo virtual?

1. Manejo de la comunicación


Uno de los retos más importantes en ambientes digitales es lograr coordinar la comunicación entre todos los integrantes del equipo, pues es aquí donde las diferencias interculturales y lingüísticas abundan.


Así que en este contexto virtual un buen e-leader debe:


Escuchar y empatizar con los miembros de su equipo. Ello contribuye a que los trabajadores se sientan comprendidos, valorados y más seguros a la hora de expresar sus ideas.


Ser muy claro y explícito para hacer comprensibles las interacciones, generar acuerdos compartidos y evitar malentendidos.


Cuidar el lenguaje paraverbal (tono, volumen e inflexión de la voz), la información no verbal y la comunicación escrita, pues estas dimensiones pueden confundir el mensaje que un e-leader busca transmitir. Un líder digital debe transmitir seguridad, pero sin sonar autoritario.

Velar porque todo el equipo comprenda las informaciones o directrices. La barrera lingüística puede hacer que parte de los miembros se sientan confundidos, excluidos, incómodos o estresados al enfrentar una tarea, incluso durante las reuniones.


Ventajas-de-la-buena-comunicacion-en-trabajo-virtual-a-distancia-remoto-lider-e-leader-ilustracion

2. Manejo de recursos TIC


Afortunadamente, la tecnología está del lado de los trabajadores remotos.


Pero eso también implica que el líder digital debe tener las competencias técnicas y la capacidad para identificar e implementar los recursos y procesos de gestión más eficaces.


Si el e-leader no es capaz de discernir cuáles son los recursos útiles para el equipo virtual, la calidad del trabajo, la productividad y la eficiencia pueden verse perjudicadas.


Dentro de toda la gama de recursos TIC, hay opciones que permiten atender requerimientos específicos en distintos sectores empresariales y también otras más transversales que ayudan a promover la colaboración, la creatividad y el pensamiento crítico.


Algunas de ellas son:

  • Herramientas de automatización para correos electrónicos (MailChimp, HubSpot).

  • Sistemas de gestión de proyectos (Asana, Trello).

  • Programas de videoconferencia (Zoom, Google Meet).

  • Aplicaciones para gestionar reuniones y trabajo en equipo (Slack, Twist).

  • Recursos para administrar documentos cloud (Dropbox, OneDrive, Google Workspaces).


3. Análisis de vulnerabilidades y resolución de conflictos


En un contexto remoto pueden surgir dificultades individuales y grupales, que si bien podrían ser notorias también es posible que no se manifiesten claramente.


¿Ejemplos?

  • Choques culturales.

  • Carga laboral.

  • Horas de trabajo no definidas.

  • Problemas para trabajar en equipo.

Esto significa que el líder virtual debe analizar vulnerabilidades y obstáculos con el fin de aplicar estrategias de resolución de conflictos que promuevan un entorno laboral abierto, grato e inclusivo.


¿Cómo hacerlo?


Dándoles a los integrantes del equipo la oportunidad de acercarse u organizar una reunión para comunicarse cuando necesiten apoyo. Esta es una excelente manera para hacerlos partícipes de un proceso o para conocer de mejor manera los detalles de algún conflicto.


El líder virtual es quien debe canalizar los problemas y trabajar soluciones efectivas.


4. Organización y planificación de proyectos


¿Cómo se desempeñan los equipos? ¿Están cumpliendo con las tareas asignadas? ¿Quiénes serán los responsables de ejecutar cada función?


Los líderes digitales deben atender una serie de asuntos que ayuden a:

  • Alcanzar metas.

  • Detectar proactivamente necesidades o cambios urgentes que realizar.

Todo con el objetivo de optimizar el flujo de trabajo y la experiencia laboral de los talentos. Lo anterior implica, entre otros:

  • Redistribuir tareas.

  • Incorporar nuevos recursos TIC.

  • Ampliar los plazos para terminar un proyecto.

¿Dónde está la clave? 👇

rol-del-lider-digital-e-leader

Por lo demás, el liderazgo también tiene que ver con la construcción de relaciones. Y para que eso ocurra, es crucial empoderar a los talentos, desarrollar una red de apoyo y destacar los logros que van alcanzando.


5. Generar cooperación intergeneracional


Las ventajas de contar con trabajadores de distintos grupos etarios son:

  1. Mayores oportunidades para aunar experiencias.

  2. Ganar conocimientos.

  3. Ampliar el campo de acción incorporando nuevas capacidades y habilidades.

Pero considerando que la interacción en espacios virtuales no siempre es tan fluida, el líder digital tiene que ser capaz de establecer ese nexo intergeneracional que fomente la cooperación y agilice el feedback entre las partes.


👉  Eso implica que los líderes deben comprender qué motiva a cada segmento de talento, para encontrar puntos en común y evitar fricciones.


Por ejemplo, las generaciones más jóvenes priorizan el poder trabajar desde cualquier lugar.



El buen e-leader deja huella en sus equipos


-¿Me transmite confianza para poder realizar mi trabajo en la distancia?


-¿Me ayuda a crecer como profesional?


-¿Me motiva a tomar nuevos desafíos?


-¿Facilita la comunicación a pesar de las barreras geográficas?


-¿Genera un buen ambiente de trabajo?


Aspectos como estos son los que evalúan los talentos digitales al momento de calificar su experiencia laboral.


Y lo que resulte de ello los hará mantenerse en la empresa o buscar otras oportunidades. Por lo mismo, el e-leadership debe ser un camino de retroalimentación continua.


Eso quiere decir que el e-leader también tiene que nutrirse de quienes trabajan con él, para aprender de sus propios errores y fortalezas, y ejercer un gran liderazgo en un plano tan difícil de gestionar como el digital.


Todo esto puede ayudarte a mejorar la vivencia digital de tu equipo. Pero como líder, recuerda potenciar esto desde el comienzo, cuando tienes el primer acercamiento con cada uno de los trabajadores.


❓  Ahora la pregunta es: ¿quiénes integrarán tu próximo equipo virtual? Para realizar procesos de selección a distancia objetivos y confiables, este es el lugar correcto.



Temas relacionados


Si te gustó este artículo, te podría interesar este eBook 👇





139 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page